rapel new bo

23 dic Para que no te pase: accidentes durante el rápel

 

Los siete casos que se analizan en este artículo son todos reales: sus protagonistas tienen nombre y apellidos. Se trata de sucesos que ocasionaron seis víctimas mortales, además de otros daños graves. Cuatro de estas situaciones indeseables tuvieron lugar en España; situaciones en las que ninguno de nosotros querríamos jamás vernos involucrados. Pero lo cierto es que ocurrieron, y que no se puede volver atrás; por tanto, del accidente debemos intentar aprovecharlo todo al máximo para prevenir daños ante episodios similares que se nos van a presentar. Para que a ti no te pase.

En cinco de los siete casos reales aquí estudiados, la persona que desencadena la causa principal del accidente era escalador experto. Además, a veces ocurre que este sujeto no tiene por qué haber sido el accidentado, ya que por desgracia se detectan sucesos acontecidos porque el experto, a pesar de su obligación de estar alerta, obvió alguna fase del proceso: dio por supuesto que el más novel con quien se encontraba iba a hacer algo que finalmente no hizo.

CUERDA QUE SE ATASCA

Alpes: una cordada formada por tres escaladores españoles se encuentra rapelando por la pared tras haber terminado una vía de 400 metros. Han llegado a una amplia repisa, a unos 150 metros del suelo; intentan recuperar la cuerda del rápel anterior, pero el nudo que une las dos cuerdas se ha debido de atascar y la cuerda no baja. Tiran de ella los tres a la vez…, nada. Uno de ellos decide desconectar el autoseguro que le une a la reunión para poder así separarse de la pared y sacudir la cuerda para intentar desatascarla. Camina por la amplia repisa, tira con todas sus fuerzas varias veces, hasta que la cuerda cede de golpe… La inercia del tirón lo desequilibra hacia atrás, tropieza y se precipita al vacío… Pierde la vida. No sabemos si la otra punta que subía en la recuperación del rápel ya se encontraba o no fuera del alcance de los escaladores, para que hubieran tirado de ella e intentar deshacer el atasco. No sabemos si el infortunado era consciente de lo cerca que se encontraba del abismo; tampoco si disponía ya o no de suficientes metros de cuerda recuperados como para haberse hecho con ellos un autoseguro largo a la reunión, o si, por el contrario, en su desesperación por desenganchar la cuerda, se olvidó por completo de protegerse.

NUDO MORTAL

Ray y Rob son dos escaladores británicos de gira por Estados Unidos. Llevan dos semanas triunfando sus paredes, y se disponen a realizar su última vía de estas vacaciones. Quieren escalar una ruta de nueve largos con dificultad obligada de V+/A2 y grado de compromiso IV. Deciden entrar tarde el primer día y escalar los cuatro primeros largos, para dejarlos equipados con cuerdas fijas de 10,5 mm y descender rapelando. Al día siguiente remontan las cuerdas fijas. El tiempo está cambiando bruscamente y cuando Ray se encuentra en la cuarta reunión (punto máximo alcanzado el día anterior) y su compañero una reunión más abajo, la amenaza de tormenta les lleva a decidir desmontarlo todo y retirarse.

Ray le lanza a Rob una de las cuerdas que lleva para que este último las empalme e inicie ese último rápel. Minutos después, mientras Ray, situado en el borde interior de la repisa, termina de recuperar el resto de cuerdas, escucha un grito de su compañero, se gira, y no ve nada. Atraviesa la repisa para llegar al anclaje de la primera reunión donde se encontraba Rob iniciando el rápel: no está su compañero, tampoco están las cuerdas, y el anclaje se encuentra intacto… No puede ver nada más abajo, la pared es muy vertical…

Una vez analizada la caída, estaba claro que el nudo de unión de las cuerdas se había deshecho en cuanto la víctima empezó a descender y todo su peso colgaba claramente en aquella vertical pared. No en vano, su compañero superviviente manifestaba después: “No pude llegar a ver cómo Rob empalmaba las cuerdas ni la longitud sobrante que dejaba en las puntas del nudo. Lo que sí sé es que el nudo que siempre hacíamos para rapelar con cuerdas de idéntico diámetro es la gaza de ocho (ocho con las puntas paralelas en el mismo sentido, sobrantes largos pero sin rematar con otro nudo auxiliar) y nunca habíamos tenido ningún problema. Es el mismo nudo que sí le vi hacer ese mismo día mientras rapelábamos los largos de arriba, y en estos rápeles sí me fijé que el nudo lo dejaba siempre bien peinado y con los sobrantes de las puntas creo que suficientemente largos como para evitar que se deshiciera por deslizamiento”.

Lo más plausible, y que admite el propio superviviente, es que el infortunado realizara el mismo nudo de unión de cuerdas que hacían siempre y que con las prisas no lo dejara bien peinado: debió de quedar algún lazo flojo en alguna parte de ese ocho doble, lo que facilita el deslizamiento bajo carga excesiva (puede deslizar con poco más de 200 kg bajo estas condiciones). Al mismo tiempo, dos cuerdas de 10,5 mm paralelas en un descensor generan mucho rozamiento, especialmente en los primeros compases del descenso, donde el cuerpo aún no cuelga claramente hasta que no se sitúa en la pared vertical.

En esos primeros metros del rápel, lo normal es que el escalador tenga que dar varias brazadas bruscas con los tramos de cuerdas inactivos (los que cuelgan por debajo del descensor) para suavizar el alto rozamiento de cuerdas tan gruesas pasando por el aparato de descenso, y esto provocará a su vez bruscos tirones sobre el nudo, sufriendo este una carga excesiva que diera lugar a deslizamiento de las cuerdas en el nudo. Las puntas sobrantes quedarían más cortas, hasta que la víctima cuelga definitivamente todo su peso en el tramo vertical de pared, poco más abajo (recordemos que en el posterior examen realizado tenía más de tres metros de cuerda extendidos por encima del descensor), dando lugar a que el nudo se deshiciera definitivamente.

RAPEL EN PLENA TORMENTA

Naranjo de Bulnes, cara oeste. Varias cordadas se encontraban en diferentes vías de esta mítica y codiciada pared. Hacia las 15 h se ven sorprendidos por una brutal tormenta con aparato eléctrico, agua y granizo. Aquellas cordadas que se encuentran a la altura de la Cicatriz (pasaje característico de la vía Rabadá/Navarro) y próximas al anfiteatro de los Tiros de la Torca optan por abandonar descendiendo en rápel por la vía Sagitario, que sigue una línea más rápida y directa desde este mismo anfiteatro. Pero justo encima, en los Tiros de la Torca, la enorme cantidad de agua que se ha acumulado en tan poco tiempo prepara una trampa mortal. Y así, un torrente de agua y piedras se precipita violentamente sobre dos cordadas: dos muertos y dos heridos de diversa consideración.

Siempre es difícil mantener la calma y saber qué es lo mejor que se puede hacer cuando estás bajo una tormenta, y mucho más complicado todavía si esta te sorprende en plena pared. Si no puedes salir corriendo a buscar refugio, lo mejor es, cuando tienes la tormenta sobre tu cabeza, no moverse o buscar la mejor protección posible cerca de donde te encuentres. Pero hay que estar ahí…

¿SISTEMA AUTOBLOQUEANTE POR ENCIMA DEL DESCENSOR?

Ocurrió rapelando la cara norte del Torreón de los Galayos (descenso volado en su parte final), y el propio afectado lo reconoció: fue una gran torpeza (por decirlo de manera suave) aferrarse al Shunt con las dos manos para intentar desbloquearlo, sin antes haber bloqueado el ocho, que se encontraba por debajo del Shunt, para que aquel actuara como freno en caso de que ocurriera lo que ocurrió. Nuestro protagonista se fracturó los dos tobillos (tres maléolos), además de sufrir una fisura en la meseta tibial y el desprendimiento parcial de la rótula en la rodilla derecha. En su caída, intentando aferrarse a las cuerdas, los dedos índice y medio de la mano derecha se quemaron de forma grave.

Pero lo anterior no deja de ser una simple maniobra incorrecta frente a una incidencia (Shunt que no desbloquea por culpa de nuestro propio peso, que voluntariamente hemos permitido que cuelgue todo del aparato autobloqueante). Si en la cumbre, preparando el rápel, la víctima hubiera colocado dicho aparato, u otro sistema autobloqueante, por debajo del descensor, la licencia que se tomó, dejándose colgar para admirar paisaje y disfrutar de la puesta de sol, no le hubiera pasado factura.

RÁPEL DIAGONAL, PERO SIN PUNTO DE REENVÍO

Risco Gordo (Gredos). Ya era tarde, pero en lugar de bajarse de la cumbre siguiendo la habitual trayectoria rectilínea del rápel, quiere hacerlo en diagonal y hacia la derecha para explorar un atractivo espolón que aún no tiene vía. Cuando lleva descendidos unos 20 metros, se desplaza a la derecha en busca del emplazamiento de la primera de las dos reuniones que quiere montar… Queda demasiado desplazado de la vertical del rápel y en ese preciso instante ocurre lo último que tenía que ocurrir en una situación como esta: se le resbala un pie y se inicia un efecto pendular… El propio peso del escalador y el péndulo provocan que las cuerdas del rápel se escurran también hacia la izquierda, saliéndose a su vez de la cumbre del pilar, donde apoyaban. Nuestro protagonista va a caer contra una canal sin que sus cuerdas puedan hacer ya nada por él. Se dispone a recibir el impacto, encoge su cuerpo y prepara las piernas… Casco y mochila golpean violentamente con la roca: aplastamiento de dos vértebras lumbares, con una recuperación que le costó más de un año hasta poder volver a retomar su actividad habitual.

Por comodidad, se había quitado los gatos y puesto las zapatillas, mucho menos adherentes, para rapelar. Las prisas por terminar la tarea de aquel día le llevaron a no querer pararse al comienzo del rápel para colocar en la pared uno o más puntos de reenvío sobre el espolón, que hubieran evitado cualquier péndulo peligroso con riesgo de salirse de la pared. Solo la mochila que llevaba salvó su espalda de un accidente que hubiera podido tener consecuencias mucho más trágicas.

¿DESCENSO SIMULTÁNEO?

Han sido ya varios los accidentes con resultado de muerte acaecidos mientras se practicaba esta maniobra. El último tuvo lugar en la primavera de 2013 en Redován Alicante) mientras un escalador rapelaba utilizando como contrapeso a su compañera a varios largos del suelo. Aquel se sale del rápel (faltaba nudo de remate en la punta) y caen los dos: él muere y ella queda muy gravemente herida; tardó varios meses en recuperarse físicamente.

Ya sea rápel, ya sea descuelgue, la maniobra simultánea de descenso implica excesivos riesgos para lo que se pretende conseguir con ella. Los casos registrados de este tipo tienen un denominador común: vía de varios largos y 100 por cien equipada, cordada de dos con una sola cuerda de uso simple, toman la decisión de bajarse a varios largos del suelo, pero uno de ellos no quiere bajar rapelando de forma autónoma. Cuando uno de los escaladores implicados no debe descender solo, existen mejores opciones para resolver el problema. Únicamente puedo recomendar un descenso doble por contrapesos en un contexto de autorrescate, es decir, el afectado presenta lesiones que desaconsejan que sea descolgado de otro modo, y el rescatador posee elevada experiencia como para bajar a la vez con aquel (pero solo rapela el rescatador, el otro está encordado a la otra punta, y conectados ambos por una cinta de longitud intermedia).

CINTA DE ANILLO CON GOMA: ¡ERROR!

La escaladora se prepara para instalar un rápel y desmontar la vía, a 20 metros del suelo. De repente cae sin protección alguna y fallece. La víctima estaba anclada al descuelgue desde dos puntos: dos anillos largos conectados en su arnés a modo de cabo de anclaje; sin embargo, no están los preceptivos mosquetones de conexión a la reunión-rápel en ninguno de los dos anillos. El examen posterior del descuelgue muestra los dos mosquetones bien colocados en los anclajes del descuelgue, pero cada uno de ellos con una goma de sujeción tipo string rota por uno de sus lados. La víctima no estaba autoasegurada con su propia cuerda al descuelgue. La malograda escaladora tuvo muy mala suerte…, pero ocurrió: dos cabos de anclaje y los dos con la cinta pasada en la forma “mala” por el mosquetón. El fabricante recomendaba no utilizar strings en cintas abiertas (anillos), solo en cintas cosidas. No se trata de un defecto de diseño o mal funcionamiento del material de haberse utilizado correctamente, sino más bien de una fatalidad. Este accidente debe servir para que todo tipo de escaladores revisen con detalle el material antes de utilizarlo.

Hubo otro error: el de no autoasegurarse con la propia cuerda con una gaza. Es una mala costumbre contagiada de la deportiva y que los escaladores de pared no suelen tener.

Fuente: Revista Desnivel

 



Simple Share Buttons
Simple Share Buttons